Periódico Ecos

CHIRIGOTEANDO


AMIGOS:

En mis registros no encuentro que nuestros candidatos, tan buenos para lanzarse denostaciones, no hayan encontrado un huequecito en sus intervenciones para expresar, por lo menos, superficialmente unas palabras en torno al gravísimo y muy latente conflicto que se le avecina al gobierno federal por el pago de pensiones. Este problema no es nada nuevo como tampoco lo es que México se está convirtiendo en un país de la tercera edad: aumento en la prolongación de la vida por varios factores y por lo tanto en aumento también personas que requieren de pensiones por muchos años, máxime cuando las jubilaciones se solicitan entre los 60 y 65 años de edad o en ocasiones, por razones especiales, hasta más jóvenes. Partiendo de las edades reglamentarias para la jubilación se puede calcular que entre 20 y 25 años en promedio debe el gobierno encargarse del pago puntual de la pensión a millones de derechohabientes. Como todos sabemos las jubilaciones para todo gobierno representa un compromiso muy pesado para la economía y si no se les presta la atención necesaria y oportuna puede ocasionar la falta de cumplimiento una fuerte irritación social. De lo que sí se ha escuchado hasta el hartazgo es lo que ofrece el candidato de Morena: regalar cada mes 2,000 a 2,500 pesos, pero esto sería  una carga más para el erario.

COLA QUE LE PISEN:

Es, por demás, evidente que en México entre sus grandes desafíos y retos está precisamente el de devolverle el poder a las autoridades de todos los niveles. La ausencia de este poder ha ocasionado el mayor de los relajamientos de todos los funcionarios de todos los departamentos oficiales; en donde más claramente se advierte la falta de autoridad y que llega a confundirse con la impunidad es en los transportistas en donde quiera que éstos existan, tanto en los que se dedican al transporte urbano como en el foráneo: no practican la mínima norma de seguridad, ni tampoco les levantan sanciones y los directamente beneficiados son los corruptos policías, pero eso sí, por su propio beneficio persiguen a los infractores. Veamos, las autoridades o gobernantes, en su afán de meter en cintura al gremio x, éste tan pronto es enterado se organiza y se lanza a manifestarse, a bloquear carreteras, a cerrar entradas y salidas de las ciudades, bloquear las principales arterias, y ante el temor de ser considerados como la causa de tan graves  molestias y contratiempos las autoridades o gobernantes reculan, quedando sin efecto las presuntas correcciones. Total, que solo hicieron el ridículo. Y todo sigue empeorándose. Se necesita mano firme y no tener cola que les pisen. ¿Don Alfredo del Mazo Maza resistirá? Al tiempo. Mientras tanto SI QUEREMOS LA PAZ TRABAJEMOS Y OREMOS POR LA JUSTICIA y hasta la próxima chirigoteada amigos. yorygodman@hotmail.com