CHIRIGOTEANDO

AMIGOS:
Quién podrá olvidar los inesperados resultados de las elecciones del 1 de julio de 2018, ocasión en la que el licenciado Andrés Manuel López Obrador y su movimiento Morena y, simultáneamente su 4T se cubrieron de gloria. ¿Obedecerá a que en el equipaje traían todo un cúmulo de proyectos, de planes y programas con la visión puesta hacia la inmediata abolición de la corrupción oficial y privada; de impunidad y crimen organizado; de contra reformas educativa y energética; de aniquilar la violencia de sexo; combatir hasta desaparecer la mafia del poder y polarizar las mexicanas y mexicanos, etc.? 
RESULTADOS positivos: muy pocos, quizá porque aún no llega el tiempo de la cosecha. ¿Será prudente continuar indefinidamente esperando la codiciada temporada de levantar los frutos maduros?   Solo Dios lo sabe.  Por lo pronto, de ninguna manera debemos ni pensar en cruzarnos de brazos ante la proximidad de las elecciones intermedias del 2021, es decir, entre 11 meses. En las diferentes épocas de la historia política del mundo, el hombre ha encontrado que en ningún país ha producido aceptables frutos en donde  sea gobernado por un solo hombre, así sea el más brillante del mundo. El mismísimo Salomón cayó en graves excesos, durante su reinado al frente del pueblo de Israel. ¿Qué podremos esperar con nuestro presidente?
VEAMOS qué es lo que se nos espera para el domingo 7 de julio de 2021. Tenemos por cierto que vertiginosamente se acerca la renovación de 21,368 cargos de elección y, desde luego, a esto obedece las constantes giras por las diversas entidades del País del presidente: su temor de que la oposición le coma el mandado, no es cosa menor. Estarán en el fiel de la balanza 15 gubernaturas; 1,924 alcaldías y 1,063 congresos en 30 estados; 431 Juntas Municipales. Y lo mero principal, 500 diputados federales serán recibidos por otras tantas curules en el circo de San Lázaro a partir del 1 de septiembre del próximo año. Actualmente, las cifras son las siguientes: Morena goza de la mayoría en 20 de las 32 entidades y gobierna en 15 capitales del País con el 29% de la población. El PRI, se jugará 8 de 12 gubernaturas que tiene con el 35% de la población; por 6% no es alcanzado por las hordas de don Andrés Manuel, convertido por obra y gracia de Morena en la tercera fuerza política de México.  

EN CUANTO el PAN pondrá en juego 4 de las 10 gubernaturas que mantiene y, el PRD la única que conserva. Morena estará a prueba en Baja California en donde ha sido muy criticado Jaime Bonilla, primero como candidato y luego como gobernador. Pero esto no es todo, Morena no anda muy tranquilo como nos hace parecer nuestro presidente: Ha transcendido que Morena está inmerso en una crisis interna, y para encontrar posible solución se les ocurrió nombrar temporalmente al diputado Alfonso Ramírez Cuellar quitando la dirigencia a la señora Yeidckol, pero todo indica que con el cambio no resolvieron la crisis. Las iniciativas de Ramírez Cuellar han resultado contrarias a  las bancadas en el Congreso y al propio presidente de la República. Vale subrayar que Morena y su proyecto político, la Cuarta Transformación, se jugará su continuación. Mientras tanto SI QUEREMOS LA PAZ TRABAJEMOS Y OREMOS POR LA JUSTICIA y hasta la próxima chirigoteada amigos. Yorygodman@hotmail.com