EN LAS NUBES  

La versión oficial con integridad

Carlos Ravelo Galindo, afirma: 

Sí, José Antonio, Belisario Domínguez destacó por la valentía con la que criticó al gobierno ilegítimo de Huerta. 

En 1953, por decreto presidencial, el Senado de la República instituyó la medalla Belisario Domínguez, para honrar a las mujeres y hombres mexicanos que se distinguen en grado eminente como servidores de la Patria.

Con agrado hemos leído sobre el chiapaneco Belisario Domínguez que, por no estar de acuerdo con el gobierno, lo sacrificaron.

La versión oficial que publica el Diario Oficial de la Federación y nos acerca el abogado Jorge Alberto Ravelo Reyes, lo describe con integridad:

“El senador Belisario Domínguez fue asesinado el 7 de octubre de 1913, por órdenes del dictador Victoriano Huerta, a quien había denunciado valientemente desde la tribuna parlamentaria. Belisario Domínguez, era originario de Comitán, Chiapas, donde nació en 1863.              

Estudió medicina en París, Francia.                                              

Además de ejercer su profesión, fue un opositor a la dictadura porfirista y se adhirió al maderismo.

En 1911 fue electo presidente municipal de Comitán y un año más tarde, senador suplente por Chiapas. 

Fue senador propietario en marzo de 1913, por la muerte del senador titular Leopoldo Gout. Belisario Domínguez destacó por la valentía con la que criticó al gobierno ilegítimo de Huerta.

El 23 de septiembre de 1913, pidió el uso de la palabra para dar a conocer un texto en el que afirmaba que el informe presentado por Huerta ante el Congreso de la Unión estaba plagado de falsedades y mostraba un panorama muy distinto a la realidad nacional. 

Al no poder pronunciarlo, hizo circular su discurso, en el que expresó: Indudablemente, señores senadores, que lo mismo que a mí, os ha llenado de indignación el cúmulo de falsedades que encierra ese documento. 

¿A quién se pretende engañar, señores? ¿Al Congreso de la Unión? 

No, señores, todos sus miembros son hombres ilustrados, que están al corriente de los sucesos del país y que no pueden ser engañados. Se pretende engañar a la nación mexicana, a esa patria que, confiando en vuestra honradez y vuestro valor, ha puesto en vuestras manos sus más caros intereses. 

El pueblo mexicano no puede resignarse a tener por presidente de la República a don Victoriano Huerta, al soldado que se apoderó del poder por medio de la traición y cuyo primer acto al subir a la presidencia fue asesinar cobardemente al presidente y vicepresidente legalmente ungidos por el voto popular…

La representación nacional debe deponer de la presidencia de la República a don Victoriano Huerta…

El 29 de septiembre, Belisario Domínguez requirió a los legisladores que firmaran la solicitud de renuncia de Huerta.

El 7 de octubre, dos hombres lo sacaron con violencia de su habitación. 

Días después, su cadáver fue encontrado en el cementerio de Coyoacán.

Las protestas ante el artero crimen obligaron a Huerta a disolver el Congreso y a encarcelar a más de cien diputados. 

Belisario Domínguez se transformó en un símbolo de la lucha contra la tiranía.

En 1953, por decreto presidencial, el Senado de la República instituyó la medalla Belisario Domínguez, para honrar a las mujeres y hombres mexicanos que se distinguen en grado eminente como servidores de la Patria.

Día de luto y solemne para la Nación. 

La Bandera Nacional deberá izarse a media asta. Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México.

craveloygalindo@gmail.com