EN LAS NUBES  

Y hoy más que nunca Bety

Carlos Ravelo Galindo, afirma:

Nos pregunta el colega Aspiros Villagómez:

Estimado amigo: ¿Ya no hay día de descanso para el autor y los lectores de En las Nubes?

De todas maneras, congratulaciones para los premiados, entre los cuales solamente conozco al amigo Abacha y lo felicité cuando se dio a conocer la lista de los ya muy acreditados "Flores Magón" 2020.

Salud, y otro abrazo por tu cumpleaños. Mi brindis por tí será desde hoy con mezcalito de Tlacolula (la tierra de don F) de la rara marca 4oo Conejos. José Antonio”.

Con el trabajo, cuando llegamos a los 91 años de edad y setenta y cinco de periodista nos llena de entusiasmo haber vivido.  Y aceptar que no podemos permitir que nadie sienta la dureza de la soledad en momentos difíciles.

Que la fortaleza conlleva una serie de virtudes añejas que son a la vez su apoyo y su defensa.

Y se manifiestan en la lealtad, la gratitud, el respeto mutuo, la amistad, la deferencia, la afabilidad, la delicadeza en el trato. 

La serenidad, el buen humor y el optimismo.

Y ya son casi seis años sin la madre de mis cuatro, únicos, hijos.

Eso sí, nuestros colegas, amigos y hermanos nos reconocen como decano del periodismo nacional. Del Colegio Nacional de licenciados en periodismo, nacido del Acuerdo SecretarialSEP-- 286.

Y el de mayor edad, no el más viejo, en el respetado y respetado Club Primera Plana. 

Presumimos lo que Octavio García Abrego, a un año de su partida, nos dejó escrito: 

“Eres una persona con un estilo de comunicación persuasivo.  Probablemente serías excelente como vendedor o abogado. 

Como ellos, eres bueno para invocar la pasión cuando hablas de lo que te interesa, especialmente cuando se trata de persuadir a los demás para que piensen lo mismo que tú. 

Sueles fijarte metas a largo plazo y una persona muy motivada. 

Te encanta el tipo de conversaciones que te animan y te preparan para conquistar el día, por lo que eres una gran elección cuando tus amigos te necesitan.

Todo ello nos hace recordar ufanos precisamente que el 30 de diciembre de 2012 recibimos en el marco del Acuerdo Secretarial 286 título y cédula profesional de licenciado en periodismo, como los primeros colegas, del que fue decano Carlos Ravelo Galindo, a sus 83 años de edad y 68 de reportero.

La ceremonia fue el 30 de noviembre de 2012, en el auditorio de la Escuela Bancaria y Comercial, de Paseo de la Reforma 122, a las 20 horas.  Frente a mil personas 

Casi ochenta reporteros recibimos de la Secretaría de Educación Pública, el último día del sexenio, nuestro título de Licenciado en Periodismo.

Quisiéramos compartir con ustedes el breve comentario que pronunciamos en gratitud al mundo oficial y periodístico. Es muy breve:

“La entrega de este título significa un homenaje a la vida y al tiempo.

Un homenaje a la libertad de expresión, al libre albedrío y a la pluralidad de pensamiento. Un homenaje al periodismo en pleno. Y un tributo, por supuesto, a la institución que nos lo otorga.

Lo recibimos con honor por nuestro diario devenir en esta honrosa y peligrosa profesión que a muchos al cumplir con su deber les ha costado la vida.

Por haber obtenido, a lo largo de la vida en la universidad de los golpes diarios, la experiencia, la cultura, la capacidad. 

Somos el equilibrio entre quien informa, conoce la realidad del diario acontecer, y lo comunica a la sociedad.

Con orgullo también, por aceptar, valorar y poner en práctica la enseñanza de nuestras pasadas generaciones que hoy, seguramente, nos aplauden. 

Convencimos con nuestros conocimientos empíricos a quien sucede en el escritorio a José Vasconcelos: Nos referimos a José Angel Córdoba Villalobos.

Y somos receptores del reconocimiento que, desde la Secretaría de Educación Pública, envía su titular al gremio periodístico que, nosotros, agradecemos.  

Como también a sus colaboradores Guillermo Pablo López Andrade, Marlene Mendoza González, Alejandra Reyes Guzmán y Evelyn Sánchez Sandoval que sinodales implacables, pero justos, hicieron posible este también justo reclamo.

No olvidamos a Fernando Mora Guillén que brindó su apoyo desinteresado, y por supuesto a Teodoro Rentería Arroyave que, con su auxilio, como siempre al amigo, al colega, al conocido e inclusivo al desconocido, pudo hacer realidad ésta, que el suscrito hace treinta y cinco años, no pasaba, como lo apunté en la página 7 de “Pláticas de Periodismo”, de ser un atisbo de esperanza.

Escribí en este mi segundo volumen, que en l990 editó el Club Primera Plana: “Gran profesión la del periodista. 

Y al decir periodista quiero significar el cargo honroso y honrado de reportero”

Dije también que amén de pensar para escribir; eficaz, honrado.

De conciencia vertical, y con su aprendizaje, sin recurrir a la incuria, llegaría a recibir su título de periodista, y luego su maestría y por último, el doctorado. 

Hoy se hizo realidad el sueño.

Este hombre de casi 83 años, mañana al reflejarse en el espejo, con inusitada alegría exclamará: 

¡Querido Viejo; ya cumpliste!

Termino con una petición a todos mis compañeros de Fapermex, de Felap y, claro de mi Club Primera Plana, que reciben hoy este testimonio inapreciable, tributar un aplauso, de pie, a nuestro amigo Teodoro Rentería Arroyave, que bien se lo merece.”

Hoy cumplo con alegría, mis 91 años vivo, creo.

craveloygalindo@gmail.com